1946

Arabia Saudí fue uno de los veinte países que se reunieron en Londres tras el final de la II Guerra Mundial para establecer la paz en el mundo.

El Reino nombra a su primer representante permanente ante la UNESCO, Su Excelencia Dr. Hamad bin Abdullah Al-Khuwaiter.

El Reino contribuye significativamente al presupuesto de la Organización mientras que los Estados Unidos se retiran de la UNESCO.

El Reino presenta la inscripción islámica (cúfica) más antigua, mencionando la fecha de la muerte del segundo califa del Islam, para su inscripción en el Registro «Memoria del Mundo» de la UNESCO.

Establecimiento del programa de S.A.R. el Príncipe Sultán bin Abdulaziz, para apoyar el idioma árabe, contribuyendo a su preservación en la UNESCO como idioma principal.

Creación de la primera cátedra de investigación saudita en la UNESCO en cooperación con la Universidad King Saud.

Arabia Saudí fue elegida miembro del Consejo Ejecutivo, reforzando su presencia internacional en la Organización como agente clave en la adopción de decisiones.

Se inscribió el primer yacimiento arqueológico de Arabia Saudí en la lista de la UNESCO: Hegra.

Se celebró la primera velada poética saudí en la UNESCO dedicada al poeta Ghazi al-Gosaibi, que atrajo a un numeroso público árabe y francés.

Arabia Saudí inscribió su segundo yacimiento arqueológico en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, el distrito de At Turaif en la ciudad histórica de ad Dir’iyá.

S.A.R. el Príncipe Faisal bin Abdullah, Ministro de Educación de Arabia Saudita, firma con Irina Bokova, Directora General de la Organización, un acuerdo para la creación del Programa Internacional Abdullah bin Abdulaziz para la Cultura del Diálogo y la Paz.

La edición del Premio Internacional de Traducción del Custodio de las Dos Mezquitas Sagradas el Rey Abdalá bin Abdulaziz se celebró en la sede de París de la UNESCO.

La Organización votó sobre la admisión de Palestina como Estado miembro de la UNESCO y Arabia Saudí desempeñó una importante función en la movilización del apoyo por esta causa.

Arabia Saudí realizó una generosa contribución cuando Estados Unidos retiró su aportación económica habitual de 20 millones de dólares USD, lo que repercutió positivamente en la continuación de proyectos que prácticamente habían sido abandonados en países donde la ayuda era muy necesaria.

Arabia Saudí fue elegida miembro del Consejo Ejecutivo por segunda vez consecutiva, así como para ocupar la vicepresidencia del Grupo Árabe del Consejo Ejecutivo.

Se creó el Centro Regional para la Calidad y la Excelencia en la Educación en la región árabe bajo los auspicios de la UNESCO a fin de otorgar el «derecho a la educación para todos», ya que la calidad y los logros en este campo constituyen uno de los pilares más importantes donde debe sustentarse el desarrollo sostenible.

Arabia Saudí inscribe su tercer yacimiento arqueológico en la lista de la UNESCO: el centro histórico de Yeda.

Arabia Saudí firmó un memorando de entendimiento entre el Centro Rey Abdulaziz para el Diálogo Nacional y la UNESCO destinado a promover el valor del diálogo entre los pueblos y religiones.

Arabia Saudí contribuyó al desarrollo de la Agenda Global para la Educación 2030 y colabora con comités internacionales para fomentar el cuarto objetivo, desarrollo sostenible basado en la educación, a través de la creación de programas y talleres regionales e internacionales.

Arabia Saudí inscribió su cuarto yacimiento arqueológico en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO: el arte rupestre de la región de Hail.

La Fundación MiSK proporcionó una generosa ayuda a la Organización para la celebración del IX Foro de la Juventud de la UNESCO.

Firma de un memorando de cooperación entre la Fundación MiSK y la UNESCO para dotar de competencias a los jóvenes de todo el mundo.

Riad alberga el Foro de las ONG en colaboración con la Fundación MiSK para dotar de competencias a los jóvenes del mundo a fin de posibilitar una repercusión social positiva.

La Fundación MiSK presentó sus Premios Internacionales a ONG en colaboración con la UNESCO.

La Fundación MiSK patrocinó el Foro de las ONG de la UNESCO celebrado en Moscú (Rusia).

Arabia Saudí inscribe su quinto yacimiento arqueológico en la lista de la UNESCO, el oasis de Al-Ahsa.

Firma del memorando de cooperación entre el Ministerio de Cultura de Arabia Saudí y la UNESCO en presencia de S.A.R. el Príncipe Badr Al Farhan, Ministro de Cultura, y la Directora General de la UNESCO, la Sra. Audrey Azoulay.

Se celebró la segunda velada poética saudí en la UNESCO dedicada al poeta S.A.R. el Príncipe Badr bin Abdul Mohsen, que atrajo a un numeroso público árabe y francés.

Carta de intención firmada el 12 de julio entre Arabia Saudí y la UNESCO donde se comprometían 25 millones de dólares USD para la conservación de los sitios del Patrimonio Mundial y la promoción de economías creativas.

En el 40º período de sesiones de la Conferencia General de la UNESCO, Arabia Saudí fue elegida miembro del Consejo Ejecutivo de la Organización.

S.A. la Princesa Haifa Al Mogrin oficialmente nombrada Delegada Permanente de Arabia Saudita ante la UNESCO en enero.

Arabia Saudita acogió y presidió la primera cumbre del G20 de su historia en noviembre 2020. También acogió la primera reunión de los ministros de cultura de la organización. Esta iniciativa fue adoptada por la UNESCO (punto 45 del Consejo Ejecutivo), que reúne a los ministros de cultura a escala más global.

Diciembre: el arte ancestral y tradicional del tejido de lana de las mujeres beduinas, Al Sadu, se inscribe en la lista del patrimonio cultural inmaterial de la UNESCO.